AVAST cierra las VI Jornadas de Excelencia Educativa organizadas por IPPEX (y III)

El éxito de participación en las VI Jornadas de Excelencia Educativa consolida la campaña de sensibilización sobre el alumnado de altas capacidades promovida por AVAST.

Cerramos la información de la VI Jornada de Excelencia Educativa IPPEX con un resumen de la mesa redonda de experiencias con alumnos de altas capacidades. En la entrega I te informamos sobre la presentación de la Jornada y las distintas conferencias que tuvieron lugar. La segunda entrega la dedicamos a los talleres de formación de profesorado y al programa de desarrollo de altas capacidades, promovido por la UCV en algunos centros educativos.

En esta última entrega te contamos cómo se desarrolló la mesa de experiencias con alumnos de altas capacidades.

Mesa redonda

La mesa redonda coordinada por Luz Bueno, contó con la participación de Irene, Victor, María y Tomás. Con un lenguaje claro, directo y exento de complejos, relataron sus experiencias en su paso por la escuela, cómo fue su identificación, qué medidas se aplicaron y su opinión sobre la idoneidad de estas.

Irene nos contó que le tuvieron que realizar las pruebas de detección de alta capacidad 4 años seguidos, puesto que 3 veces se extravió el informe que la identificaba como alumna de alta capacidad. Pero ni la cuarta iba a ser la vencida, pues no recibió atención adecuada en ningún momento. Circunstancia que fomentó su afición a la lectura y el aprendizaje de idiomas para no aburrirse en clase tras las tareas. Ahora desea acabar el bachillerato para empezar una etapa universitaria que le colme sus imperecederos deseos de aprender.

Víctor, con la serenidad que da la distancia, relató cómo sirvió la detección de su alta capacidad para volver en contra de un niño a buena parte de sus profesores que “no lo veían”, teniendo que cambiar de colegio para conseguir pasar algo desapercibido. Su experiencia universitaria está, por fin, cubriendo su insaciable curiosidad.

Por su parte, María (aka “Mary”) expuso su experiencia con docentes incapaces de atender su derecho a una educación justa e inclusiva. Su refugio en la lectura tras acabar su trabajo, mientras transcurrían las clases, le llevó a recibir comentarios despectivos públicamente por parte de una docente: “leer mucho es una enfermedad”, creándole un trauma que le constó superar. Actualmente, cursa primero de Derecho en la UV y contó, con emoción, cómo un profesor le dijo que aunque no le diera la palabra cada vez que levantaba el brazo, tenía muy en cuenta y le agradecía su implicación e interés en las clases.

Contó Tomás que cuando descubrió que era de alta capacidad tenía apenas 8 ó 9 años. Sin saber exactamente lo que eso significaba, lo decía a todo el mundo despreocupadamente. La gente empezó a hacerle preguntas absurdas como cual era la raíz cuadrada de algún número, o porqué no sacaba dieces en los exámenes “si tan listo era”. Algunos profesores, dice, intentaron realizar alguna adaptación con mayor o menor éxito. Hoy en día, solo revela que es de alta capacidad a sus círculos más cercanos de amistades.

La última pregunta de Luz a los y las participantes fue: ¿qué recomendáis a los maestros?

  • Irene: “Prestad atención a los intereses de cada persona, así verá las asignaturas más interesantes y aplicables a la vida, no un conjunto de información inconexa o una asignatura por la que tiene que pasar; al final es plantearselo como algo útil para que lo coja todo con más ganas. Cada persona tiene un interés, dejad que experimenten y vean desde su punto de vista ese tema. Se puede aprender a partir de cualquier tema.”
  • Víctor: “Interés por la asignatura y por las personas. Preguntadle por qué se aburre, interesaos por ellos y hablad con ellos.”
  • Mary: “Libertad para los niños para investigar y profundizar en lo que les interesa. Hablad con ellos para que se sientan parte de la clase y que también reciben la atención que tienen los demás.”
  • Tomás: ” Encontrad aquellas aficiones y cosas que motivan al alumno, y usadlas para que se implique en la asignatura. Si el alumno ve algo que llama su atención y le mueve a seguir aprendiendo, o puede emplearlo de algún modo en la asignatura, se pueden conseguir resultados más que positivos. De hecho es una idea que probablemente podría usarse para el resto de alumnos, no solo aquellos con altas capacidades.”
De izquierda a derecha: Irene, Víctor, Luz, Mary y Tomás

Participación

Si algo caracterizó a la VI Jornada de Excelencia Educativa IPPEX fue la gran afluencia de profesionales de la educación, tanto docentes como responsables del gabinete de orientación.

Profesionales de diferentes comunidades autónomas y un amplio espectro de modelos educativos se dieron cita para complementar su formación con ideas, conceptos y retos con los que fomentar la inclusión educativa y, con ello, la mejor educación para un alumnado ecléctico y capaz de emocionarse con el aprendizaje.

También se contó con la participación de Mirangel García, estudiante de Psicología y profesora de matemáticas de la Universidad Politécnica Territorial del Estado Mérida Kléber Ramírez en Venezuela. Educadora por vocación, desde muy joven estuvo involucrada en la atención a niños con condiciones especiales. Inició su trabajo como profesora a los 14 años de edad, apoyando a los estudiantes que tenían dificultades en el área de matemática, observando que el contenido que contemplaba el currículo era muy simple y resumido para lo que exigían algunos de ellos. Por lo que consideró realizar ajustes formativos para enriquecer su implicación académica.

Cierre

José Antonio Domínguez, presidente de AVAST, clausuró la VI Jornada de Excelencia Educativa IPPEX agradeciendo a Sonsoles y su fantástico equipo su esmero y acierto en el estímulo permanente del desarrollo de recursos didácticos. Tuvo palabras de satisfacción por la implicación de la Universidad Politécnica de Valencia en las actividades y objetivos de la Asociación Valenciana de Apoyo a la Alta Capacidad.

Así mismo, no faltaron palabras de gratitud para los padres desinteresadamente implicados en la organización de todos los programas de desarrolla AVAST para sus socios y socias.

Por último, un efusivo agradecimiento a todos y todas las que apostaron por la excelencia educativa dedicando un sábado no lectivo a seguir creciendo en formación y herramientas para ofrecer, a todos los alumnos y alumnas, aquello que necesiten. Para que ir a cole sea una maravillosa experiencia de conocimiento, inter-relación social y felicidad.

¡comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *